lunes, 15 de agosto de 2011

Visita a Cracovia

Viaje a Polonia y Eslovaquia.

Nuestra llegada a Cracovia estuvo marcada por una divertida cena en el restaurante “Ogniem i mieczem”. Al más puro estilo Asterix y Obelix. Una decoración rustica, unas mesoneras con trajes regionales, una forma de servir la cena con las bandejas al hombro y unas viandas abundantes y sabrosas nos hicieron sentir como reyes después de la batalla. La cerveza, abundante, y la agradable compañía, presagiaban unos días estupendos.
El Hotel Hilton, estupendo donde los haya, nos ayudo a descansar.
La visita de la ciudad, acompañados de Paula, la guía que nos iba explicando anécdotas de la historia, una tanto atribulada, de esta ciudad que ha vivido todo tipo de aventuras. Quizás una de las anécdotas que a mí más me ha gustado es la que cuenta como el Obispo Mártir de Cracovia, San Estanislao, indignado por su persecución y próxima ejecución, maldijo a los futuros reyes y obispos que llevaran su nombre. La maldición surtió efecto en dos reyes que llevaron su nombre, siendo desdichados y muriendo jóvenes. Pero nunca hubo ningún obispo con ese nombre…hasta ahora!!! El obispo actual que se llama Estanislao, y los habitantes de Cracovia viven con cierta zozobra de pensar en esa tradición. Ya sabemos que las leyendas medievales ahora no se sostendrían, pero no deja de ser curiosa la situación.
Por lo demás, Cracovia es una ciudad muy marcada por la religión Católica, con mucha presencia de imágenes e historias de Juan Pablo II y por la persecución de los judíos por parte de los nazis. Visitar el Barrio Judío es una impactante experiencia. La ciudad, renovándose y modernizándose, conserva aun un ambiente muy característico del tipo de vida soviético.



El objetivo de nuestro viaje estaba por llegar. Las montañas, los Altos Tatras, nos esperaban y hacia allí nos dirigimos. El autobús que nuestro guía Valerian había contratado y el chofer del mismo, Valerian también, nos han facilitado en todo momento las cosas. Alojamientos, cenas y traslados por todo el recorrido, resolviendo con mucha amabilidad y cortesía nuestras dificultades con el idioma y todas las que se iban presentando. Antes de nada, darles las gracias a los dos.

Y aqui, mas fotos con musica.

2 comentarios:

Luis G. dijo...

Amiga Merche, me encanta veros ahí, en vuestro delicioso viaje. Me gustaría veros en los Altos Tatras. Ya nos lo contaréis.

Abrazos,

Luis.

Anónimo dijo...

Qué chula, Cracovia! Y qué bien se os ve! Habrá segunda parte, con fotos en los Tatras? Ahora, a disfrutar de Pau...Feliz regreso! Mª Ángeles.