sábado, 8 de mayo de 2010

Cee - Fisterra - Muxía

Hace demasiados días que volvimos del Camino y como dirian los Estopa... "ya no me acuerdo" de casi nada de lo que pasó. Solo recuerdo que hicimos medias etapas porque ya no teniamos días. Que fuimos en coche hasta Cee y en su maravillosa bahia pasamos un rato encantador. Que nos metimos por las callejuelas de Corcubión y subimos hasta un pequeño monte desde el que se veía el infinito, que ibamos alegres, y el Camino se hacia ameno.
Pero haciendo un gran esfuerzo aún veo la estupenda Cala de Talón, donde disfrutamos de un rato de descanso y algunos de su primer baño de la temporada, en Abril y en el Atlantico. De la agradable caminata por la Corredoira de Camilo Jose Cela hasta llegar al ansiado Fisterre. Del estupendo helado que nos tomamos en una terraza mirando el mar.
Ya no me acuerdo lo que sentía cuando llegamos al Km 0, cuando me hice una foto con esa bota que tantos peregrinos hemos acariciado, cuando tuvimos el placer de ver una magnifica puesta de sol desde los acantilados del Fin del Mundo.
Dicen que el tiempo y el olvido son como hermanos gemelos, y por eso casi no recuerdo que al día siguiente andamos solo hasta Lires, y que Carmen se nos puso malita otra vez.  Y que senti que subia hasta el cielo cuando una persona maravillosa salió de su casa para llevarla en coche hasta el pueblo. Que Dios la bendiga si es capaz de oir a una atea como yo.
Que las vacas de los pastores compartian el camino con nosotros y que nos tomamos unas sidras donde nos esparaban los compañeros lesionados.
Pero haciendo un gran esfuerzo aun veo Muxía, con su santuario de la Virgen de la Barca, donde dimos un paseo por una zona bendecida por la naturaleza y maltratada por los hombres. Y veo el impresionante monumento para que no olvidemos "A Ferida", el dolor que producen los terroristas de nuestro mayor bien, la naturaleza.
Y veo las lagrimas de algunos momentos, las risas de muchos otros, el cansancio que todos fuimos acumulando y las diferentes emociones que se viven en una pregrinacion tan dura como esta. Y me digo que tengo que volver. Que estas ultimas etapas se merecen una visita mas reposada, mas tranquila para deleitarnos en sus encantos.
Y con esa promesa a mi misma, dejo la cronica mas detallada para otra ocasion. Como no me acordaba de mucho mas, os dejo los videos de las fotos.

Fisterre - Muxía
Cee - Fisterre

4 comentarios:

Luis G. dijo...

Hola, Merche, he disfrutado mucho con vuestro Camino. Qué delicia veros. Es un recuerdo precioso. Seguiré viendo los vídeos.

Ayer no pude salir, por la lluvia, pero veo que hiciste una hermosa ruta "hablando bajo la lluvia".



Abrazos.

Laura dijo...

Debo estar más sensiblona de lo normal, pero se me ha saltado una lagrimilla... Si escribir es transmitir, te podrían dar un premio.
Besos

Merche dijo...

Que mona eres!!!
Tengo que decir...¡¡¡que yo tambien lloré al escribirlo....!!!
Besos, guapa.

Anónimo dijo...

Mª Jose y Vicente .Pues nosotros si nos acordamos de ese recorrido, pero como a tí nos quedan las sensaciones, lo vivido, que aún siendo intrasferible, tan bien has sabido captar; enhorabuena por tus crónicas, debe ser lo tuyo y lo haces de maravilla,